viernes, 4 de abril de 2014

Mírese sonriendo

Frente a su gemelo, la chica estaba sentada en su cama frente al espejo. Esperó hasta estar vestida para parpadear. Sabía que otra dimensión yacía al otro lado de su reflejo, casi igual, 99.9% exacto. Ahí estaba el truco para acceder a ella. Eso se conoce como el salto. Si te mueves entre dimensiones puedes llegar a retroceder en el tiempo.

Callada y estática, la chica leía una nota que su hermana le había dejado en la mesa. Sí, son 2 chicas. Ambas exactas por fuera. Su gemela puede cruzar entre dimensiones, le es más fácil regresar a casa teniendo un bonding, una conexión tan poderosa con su hermana. Este era el secreto del viaje en el tiempo, tienen que ser gemelos.

Así nace la filosofía del viaje en el tiempo para descifrar y dominar este arte milenario que por primera vez tiene un sentido, una posibilidad de ser correcto. Posible.

Las 2 chicas ignoran que son parte de la analogía que explica uno de los enigmas más grandes de la historia moderna del hombre: cómo viajar en el tiempo.

(Ed M.Undo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario